Fosfitos

Los fosfitos son compuestos derivados del ácido fosforoso empleados como alternativa para el control de organismos fitoparásitos y su eficacia se ha probado contra protozoarios, oomycetes, hongos, bacterias y nematodos; sin embargo, en comparación con los fungicidas convencionales sintetizados, generalmente son menos eficaces para disminuir el daño por fitopatógenos.

  • Proporciona el ion fosfito, el responsable de la acción fúngica, provoca cambios en la pared celular del hongo, dando como resultado, que fragmentos de polisacáridos, glicoproteínas, péptidos y ácidos grasos actúen a modo de elícitores externos, desencadenando todo el proceso de activación de fitoalexinas.
  • Proporciona fósforo y zinc en las etapas de máximo consumo de fósforo: formación del sistema radical, floración y cuaje. Además, actúa como elicitor, induciendo y ampliando los mecanismos de resistencia de las plantas frente a patógenos y estrés ambiental. Por ello es fundamental en el crecimiento vegetativo, la fructificación, la maduración y la calidad de los
    frutos.

Los fosfitos empleados en la agricultura son compuestos que resultan de la reacción del ácido fosforoso con iones metales (potasio, calcio, magnesio, manganeso, cobre, zinc, aluminio, entre otros), considerados como fuente importante de nutrimentos para los cultivos.